REGÍSTRATE AQUÍ

Al registrarme acepto los Términos y Condiciones del Movimiento Al Natural.

RECUPERA TU CONTRASEÑA

RECUERDA QUE PUEDES INGRESAR CON FACEBOOK INGRESA CON FACEBOOK

Al registrarme acepto los Términos y Condiciones del Movimiento Al Natural.

¡BIENVENIDO AL MOVIMIENTO AL NATURAL!

Accede a tu correo y da click en el link que te enviamos para finalizar tu registro.

Accede a tu correo y da click en el link que te enviamos para restablecer tu contraseña.

TIPS

Encuentra tips para vivir una #VidaAlNatural

¿CARNÍVONOROS A LA FUERZA?

¿Carnívonoros a la fuerza?

Mientras leíamos el Mono Obeso del experto en nutrición y alimentación, José Enrique Campillo, nos llamó la atención que el ser humano se volviera carnívoro "a la fuerza".

COMPARTIR:

Los Homo ergaster tuvieron que decidir entre pastar como los animales herbívoros o cazar y consumir carne como lo hacen los carnívoros.

Mientras leíamos el capítulo 5 de El Mono Obeso, escrito por el médico y experto en nutrición y alimentación, José Enrique Campillo, nos llamó mucho la atención el apartado que hablaba de que el ser humano, durante su proceso de evolución, se volvió carnívoro “a la fuerza”.

De hecho siempre nos han hablado de que los hombres prehistóricos que habitaban en la selva tropical se alimentaban de frutas y brotes, disponibles durante todo el año; y que la dieta de antecesores como el Australopithecus, se basaba en la ingesta de vegetales fibrosos, insectos y roedores.

Sin embargo, los Homo ergaster se tuvieron que enfrentar a situaciones más hostiles, por eso tuvieron que evolucionar en cuanto su alimentación. Tenían que decidir entre pastar en las praderas y consumir gran cantidad de hierba como lo hacen los animales herbívoros o aprender a cazar y consumir la carne, tal y como lo hacían los animales carnívoros.

Así que su evolución genética lo hizo optar por volverse carnívoro y alimentarse de insectos, reptiles, moluscos, pescado y carne. A partir de ese momento, su alimentación, escasa en vegetales y abundante en proteínas animales, persistió más de un millón y medio de años, hasta que se comenzó a convertirse en agricultor.

Asimismo, el autor asegura que la decisión de aumentar el consumo de alimentos de origen animal, fue consecuencia directa de la reducción de alimentos de origen vegetal que podía hallar en las praderas.

Recordemos que, antes que nada, necesitaba energía para sobrevivir, reproducirse y evolucionar; y gracias a la carne y la grasa animal, obtuvo todos los aminoácidos y vitaminas necesarias. De hecho, el tuétano del fémur de un antílope contiene más energía que varios kilos de vegetales fibrosos.

TIPS RELACIONADOS

Yo como algas porque…
A

YO COMO ALGAS PORQUE…

¿Sabías que las algas ayudan a eliminar las toxinas que se generan del consumo de lácteos y carnes? Conoce este y otr...

COMPARTIR:
Yo como cúrcuma porque...
A

YO COMO CÚRCUMA PORQUE...

¿Sabías que la cúrcuma ayudaa aliviar problemas como la temida y dolorosa gastritis? Conoce este y otros beneficios d...

COMPARTIR:
Yo como flor de calabaza porque...
A

YO COMO FLOR DE CALABAZA PORQUE...

¿Sabías que la flor de calabaza es un atioxidante natural que previene el envejecimiento?

COMPARTIR: